Muere Amy Winehouse, pero nace un mito


Estamos profundamente entristecidos por la repentina pérdida de Amy Winehouse. Si discográfica confirmó el pasado sábado por la noche la muerte de la cantante a los 27 años de edad. La cantante originaria de Enfield debutó a los 20 años de edad de la mano del cantante Tyler James, compañero de Winehouse en la Sylvia Young Theatre School (centro de donde fue expulsada cuando tenía 16 años). James se puso en contacto con la discográfica A&R, que le dio la posibilidad de crear su primer álbum llamado ‘Frank’, una pieza que le valió una nominación al prestigioso premio Mercury un año después.

Winehouse entró a partir de entonces en una rápida espiral emocional, las drogas y el alcohol no eran la mejor forma de levantar su carrera musical. En 2006 sus agentes le pidieron que entrara en un proceso de rehabilitación, una propuesta que fue rechazada tajantemente. Esta sucesión de acontecimientos fueron traducidos en su brillante single ‘Rehab’, y también en el famoso ‘Back to Black’.

Dicho álbum le valió cinco premios Grammy, algo que le puso a la altura de otras artistas de la talla de Lauryn Hill, Alicia Keys, Beyoncé Knowles, Norah Jones y Alison Krauss, y se convirtió en el disco más vendido en Reino Unido en 2007. Poco más tarde a finales del verano de ese año, Amy ya había vendido más de un millón de copias en Estados Unidos.

Con mucho dinero y la fama por las nubes, Amy Winehouse se desmadró y su figura artística se fue difuminando con cada uno de sus conciertos, a los que solía acudir en estado de embriaguez, y que difícilmente conseguía terminar. Su muerte a los 27 años es equiparable a las de otras leyendas como Brian Jones, Jimi Hendrix, Janis Joplin, Jim Morrison o Kurt Cobain. La muerte de la reina del soul y de la música negra deja paso al mito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *