El padre de Amy Winehouse escribe un libro sobre su hija


Falta algo menos de un mes para que se cumpla el primer aniversario de la muerte de Amy Winehouse y su padre quiere recordarla con algo muy especial: ha escrito un libro sobre ella que se publicará en los próximos días (eo 5 de julio) para coincidir con la fecha de su muerte (23 de julio). Mitch Winehouse concedió una entrevista ayer a un medio inglés para hablar sobre su hija y sobre cómo era su vida ahora que ella no estaba, y quiso aprovechar para anunciar el lanzamiento del libro.

El padre de Amy, que antes era taxista, se dedica ahora a gestionar la Fundación Amy Winehouse, creada con el poco dinero que quedó de su hija y que recibirá también todos los ingresos que lleguen con la venta del libro. El señor Winehouse ha querido dejar claro que no tienen sentido las acusaciones que vierten sobre él de que se aprovecha de la muerte de su hija para ganar dinero:

La gente dice que me estoy llenando los bolsillos con esto, pero a la vista está que no es verdad. Colaboro con muchas causas solidarias.

En cuanto al libro, no comenzó a escribirlo como para sacarlo a la venta sino que quería hacer un repaso de la vida de su hija para sí mismo y poder sentirse mejor, pero no tiene muy claro si lo ha conseguido:

Me ayudó durante unos meses. Lo que me resultó durísimo fue releer el libro. Reviví el drama. Terrible. Fue horrible.

El libro llevará por título ‘Amy, my daughter’ y ya se puede reservar en la página web de la Fundación. En la entrevista también habló de las adicciones de su hija y que la llevaron a la muerte, además de su familia y de otros temas:

Ni su madre, ni su hermano, ni mi hermana, ni yo, ninguno de nosotros, sabía qué hacer ante una situación así con las drogas y demás adicciones. Consultamos con varios médicos y si había seis, cada uno tenía una opinión diferente. Mi hija era una persona real e hizo lo que hizo. Auque digamos lo que decimos sobre Blake (el exmarido de Amy), él no le metió las drogas a la fuerza en la boca. Amy bebía para olvidar, aunque no sé exáctamente de qué quería escapar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *